Marketing online para jóvenes

Publicado en 22-03-2016 | Marketing

Parece que las nuevas tecnologías, y las actividades online son algo inherente a los jóvenes, no hace mucho tuve la posibilidad de experimentar que significan distintas especialidades de marketing online con jóvenes de entre 18 y 25 años, los archiconocidos millennials de los que tanto hablamos y tan poco conocemos.

En la experiencia que os pretendo trasladar estuvimos revisando sus conocimientos sobre una de las más populares disciplinas del marketing online, el marketing en Social Media, parecía que, según este grupo de jóvenes, todo se centraba en las redes sociales y si he de destacar una en Facebook, en realidad no estaban entendiendo lo que representa el marketing online en su vida diaria y sus pretensiones de futuro pasaban por convertirse en Community Manager de alguna empresa y empezar a gestionar esta popular red. Había preparado una presentación para explicar técnicas de marketing online, como descifrar las distintas incógnitas con que se van a encontrar en su futuro profesional, cómo comprender los nichos de mercado, y cómo orientar sus acciones a resultados, evidentemente el nivel no daba para ello y me propuse sobre la marcha efectuar un pequeño experimento y a continuación te voy a contar los resultados y las conclusiones.

Día 1, convivir con las redes sociales

Tras mi primera sorpresa, y una vez tomada la decisión de improvisar, les propuse al grupo que me contasen cual era su experiencia en la red, y es justo aquí donde llegaron las primeras sorpresas. El grupo, cómo he adelantado antes, estaba compuesto por jóvenes de entre 18 y 25 años, en total eran unas cincuenta personas de ambos sexos, del grupo puedo destacar que están cursando un grado en marketing, con lo cual yo había dado por supuesto que tenían profundas nociones, grave error.
La mayoría del grupo tenía como red social principal Facebook, algún conocimiento de Twitter y apenas conocimiento de la existencia del resto de redes, por lo menos esa era la primera impresión. Para intentar desgranar un poco más, les pregunté si disponían de curriculum actualizado, en su fase de curso escolar todo el grupo había trabajado la redacción de un curriculum para poder enviar a las empresas, pero de los cincuenta, sólo una persona tenía su curriculum en Linkedin. A continuación y visto el resultado, les pregunte que uso daban a Facebook, era necesario sentar las bases de su conocimiento de la red con mayor número de personas a nivel mundial, la práctica totalidad confesó que utilizaba Facebook para chatear con sus amigos, una gran mayoría compartía cuestiones personales con sus amistades y eran muy pocas las personas del grupo que reconocían ver en las redes sociales un escaparate para proyectarse profesionalmente. Tenía que ver como rebajar el nivel de discurso una vez más y tratar de conseguir retomar su atención, en aquel momento se notaba que el grupo estaba disperso, un poco confundido.

¿Es WhatsApp una red social?

Llevo ya mucho tiempo defendiendo que WhatsApp es la mayor red social que existe, muy por delante de Facebook, la aplicación que en su día fue ideada como una red de mensajería instantánea, se está convirtiendo a pasos agigantados en una red, razonaré esto considerando el uso de los grupos de WhatsApp como una red donde los distintos miembros interactúan, miembros que no tienen porque conocerse, es suficiente con tener una persona conocida en común para acceder a los contenidos que se comparten en esta aplicación, WhatsApp además permite asegurar que tu mensaje llega al resto de integrantes del grupo y que ofrece la posibilidad de interactuar con ese mensaje, es entonces una red social con todas sus virtudes y defectos. Preguntado el grupo sobre la utilización de la aplicación, la respuesta fue la que esperaba, el 100% utiliza WhatsApp a diario, todo el grupo pertenece como mínimo a dos o más grupos, y la mayoría reconoce que dentro del grupo hay personas a las que no conocen absolutamente de nada, sin embargo comparten con esas personas todo tipo de contenidos, desde textos, mensajes más o menos privados, fotografías y un largo etcétera de contenidos más. El argumento principal era que no consideran la aplicación como una red social, y mucho menos una herramienta de marketing online, genial, acababa de conseguir el primer objetivo, recuperar su atención, ahora tocaba pensar como afrontar la segunda parte del experimento, como la charla con el grupo tenía una limitación de tiempo les propuse que para la siguiente sesión, creasen un nuevo perfil en Facebook y que se diesen de alta en Linkedin, al día siguiente les iba a revelar como tomar ventaja de esas dos redes y cómo aprovechar su presencia en WhatsApp para mejorar su reputación online.

Día 2, inicios en marketing online

He de decir lo mucho que me sorprendió ver que todo el grupo había cumplido con el objetivo, el 100% había creado su nuevo perfil y abierto su cuenta de Linkedin, pero debía volver a WhatsApp para centrar el tema. Con la ayuda del tutor del grupo habíamos identificado algunas personas que podían actuar de locomotoras para arrastrar al resto, entonces les pedí que abriesen un grupo experimental en la aplicación y que agregasen al grupo aquellas personas de las clases con quienes sintiesen mayor afinidad para hacer una especie de networking profesional, a los pocos minutos teníamos el primer resultado favorable, el 100% del grupo había sido agregado por otras personas del mismo y estaban todos conectados, muchos de ellos no conocían el número de móvil de la mayoría, pero esta vez la teoría de los seis grados había funcionado a la perfección, uno conoce a otro y otro conoce a un tercero y así sucesivamente hasta cerrar el círculo.
Había llegado el momento de pasar esta experiencia a Facebook, creamos un grupo privado donde compartir apuntes, comentarios de clase y cualquier cosa que nos pudiese parecer de interés para el resto, obviamente también a consultas entre compañeros, un grupo privado donde debían irse invitando los unos a los otros, apenas tardamos unos minutos en tener completo el grupo, segundo objetivo conseguido, demostrar que el hecho de no estar comunicados a nivel personal nada les impedía hacer networking entre el grupo. Tocaba el turno de Linkedin, este punto fue un poco más complejo, en primer lugar por el desconocimiento dentro del grupo, y en segundo porque conseguir crear un curriculum eficiente no es sencillo y requiere más tiempo del que me habían concedido, por lo tanto nos dedicamos a cumplimentar un breve curriculum y creamos otro grupo exclusivo para el grupo, pero en esta ocasión abrimos un poco más las posibilidades, ya que les pedí un poco de investigación, tenían que buscar dentro de los millones de usuarios de Linkedin a expertos en Marketing online y seguirles, y compartir los contenidos de estos expertos entre ellos, como era consciente de que no íbamos a tener tiempo material de compartir en directo los resultados, les propuse que me dejasen participar del grupo y observar, corregir actitudes en privado y ayudarles a mejorar, nos pusimos como plazo dos semanas de tiempo para ver los resultados, y debo confesar que entre lo comentado en el grupo y los frutos de la investigación que realizaron los resultados son a día de hoy sorprendentes.

Resumen de resultados

  • El 100% del grupo esta conectado como mínimo por tres redes
  • Ha mejorado la comunicación personal entre el grupo, ya que la interacción social a generado nuevos vínculos personales
  • El nuevo perfil de Facebook se utiliza como un perfil más “profesional”
  • El grupo de WhatsApp sólo ha tenido un 5% de abandono, el resto sigue interactuando
  • Los contenidos han mejorado con respecto a los iniciales
  • Se han animado y el 60% del grupo tiene su propio blog
  • Dos personas del grupo han encontrado trabajo gracias al perfil de Linkedin, lo cual ha animado al resto a mejorar su relación con esta red profesional y sus curriculum son mucho más depurados

Conclusiones finales

A pesar de lo que pueda aparecer, el marketing online sigue siendo un desconocido para la mayoría de nuestros jóvenes, el hecho de ser nativos digitales no les presupone un uso adecuado de los medios sociales como herramienta de futuro profesional, aunque la mayoría se muestra decidida a trabajar en este medio, el marketing digital debe abrir sus puertas a nuevos puntos de vista y por tanto a nuevas posibilidades de expansión, la exclusión no es buena en ningún ámbito cotidiano y por tanto los jóvenes tienen mucho que aportar al futuro de nuestra profesión, ha llegado el momento de abrir las puertas a este nuevo modo de entender los medios sociales y aplicarlo a nuestras técnicas de marketing online.

Acerca del autor:

Josep M Martinez, soy estratega en Social Media y consultor de marketing online, me puedes encontrar en las principales redes, aunque me muestro como un enamorado de Twitter donde bajo @josepsnp trato de compartir contenidos todos los días. Escribo en le blog de Jardín de Ideas y me gusta compartir conocimientos, ya que le conocimiento debe ser universal.

Te gusta el artículo? Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *